Si el abuso ocurrió en el exterior, y el gobierno de ese país no desea proteger a la víctima, Blandon Law puede conseguirle al extranjero la residencia basada en asilo. En este caso, el gobierno de dicho país está permitiendo que la víctima sufra daños ocasionados por su relación con un hombre.

Podemos obtener asilo para víctimas de violencia domestica sin importar el estatus migratorio del extranjero en los Estados Unidos. Ella puede estar aquí legalmente o sin autorización. De la misma manera, no importa si dicha persona se encuentra en proceso de deportación ante la Corte de Inmigración.

El asilo depende de las circunstancias de cada persona y no de las circunstancias de su país. Es decir, los extranjeros de ciertos países reciben asilo más frecuentemente que los extranjeros de otros países. En cierto momento, por ejemplo, a más del cincuenta por ciento (50%) de los ciudadanos venezolanos que solicitaron asilo les fue aprobado este estatus.

Los miembros de la familia de una persona que haya sido lastimada, torturada, asesinada o secuestrada también pueden recibir asilo – porque la familia constituye un grupo social. De esta manera, los hijos de una víctima de violencia domestica pueden también obtener residencia a través del abuso ocurrido en un país extranjero.

Los extranjeros tienen como fecha límite un año desde el último día de ingreso a los Estados Unidos para solicitar un asilo. Sin embargo, si un extranjero tiene una explicación razonable del por qué no solicitó el asilo durante el primer año después de haber llegado a los Estados Unidos, ella puede ser elegible. Por ejemplo, la persona puede haber tenido otro estatus legal (como estudiante o visitante).

Las personas cuyas circunstancias hayan cambiado también deberían aplicar a pesar de la fecha límite de un año. En un caso, Blandon Law ganó un caso de asilo de una mujer colombiana después de 20 años de haber ingresado a los Estados Unidos.