Los residentes legales permanentes o ciudadanos estadounidenses que estén presentando una petición para sus familiares que viven en el extranjero tienen que trabajar con varias agencias del gobierno federal. El primer paso es presentar la petición ante el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (CIS). Después de aprobar la petición, CIS transfiere el caso al Centro Nacional de Visas (NVC).

El NVC pide documentos, un formulario de solicitud de visa, y una Declaración Jurada de Apoyo (“Affidavit of Support”). Esta declaración es utilizada para determinar si el miembro de la familia podría convertirse en una carga pública a su llegada a los Estados Unidos. Si no se complete correctamente esta Declaración, la solicitud de visa de inmigrante será rechazada.

Blandon Law organiza todos los documentos y completa la solicitud de visa para asegurar que estos cumplen con los requisitos del Centro Nacional de Visas. Además, le recomendamos al ciudadano estadounidense o residente legal permanente qué documentos son necesarios para la Declaración Jurada de Apoyo. Esta ayuda es valiosa en los casos en que los ingresos del solicitante son pocos o irregulares.

Visa de No Inmigrante (K-1 y K-3)

Blandon Law aconseja constantemente tanto a residentes legales permanentes como a ciudadanos estadounidenses sobre las visa de prometidos (K-1). También existen visas para las personas casadas recientemente con ciudadanos estadounidenses y que residan en el exterior (K-3). Las reglas que se aplican en estos casos son muy específicas. Por ejemplo, un extranjero debe solicitar una visa K-3 en el país donde se llevó a cabo el matrimonio, aunque este no sea su país de nacimiento. El recibir asesoría de profesionales experimentados en inmigración le evitara cometer errores costosos y a veces irreparables.

La visa K-1 es para el prometido de un ciudadano estadounidense cuyo único propósito es ingresar a los EE.UU. para formalizar su relación por medio del matrimonio. El matrimonio debe realizarse dentro de los noventa (90) días siguientes a la fecha de ingreso a los Estados Unidos. Los hijos menores del novio o la novia pueden acompañar a sus padres con una visa K-2 y, después de su entrada, solicitar la residencia.

El procedimiento requiere demostrar no solo que la pareja tiene una relación válida sino también comprobar la intención de casarse inmediatamente después del ingreso al país. Por lo tanto, este tipo de visa no es recomendable para los extranjeros que desean venir a los Estados Unidos a determinar si la relación a distancia que se tiene con un ciudadano estadounidense podría terminar en matrimonio. Los titulares de una visa K-1 que ingresen a los Estados Unidos y luego decidan no casarse con el ciudadano estadounidense tienen que salir del país. Las únicas excepciones a este requisito son los prometidos que son víctimas de abuso o los prometidos que desean permanecer en los EEUU y solicitar asilo porque no pueden regresar a su país de origen.

A diferencia de otros extranjeros que ingresan a los Estados Unidos y luego se quedan más de la cantidad de tiempo permitido, las personas que ingresan con una visa K-1 nunca podrán obtener la residencia legal permanente a través de un matrimonio con otro ciudadano estadounidense en el futuro.

El registro de antecedentes penales del peticionario (el ciudadano de EEUU) es muy importante en los casos de visa K-1. Por obvias razones, las personas que tienen convicciones por violencia doméstica, acoso sexual, abuso infantil o delitos violentos no pueden solicitar un cónyuge extranjero. De hecho – debido a nuestra sólida reputación representando a víctimas de abusos – Blandon Law no representa a extranjeros o ciudadanos estadounidenses que hayan sido arrestados por violencia doméstica.

Visa de Inmigrante y Fecha de Prioridad

La fecha de prioridad (“priority date”) es la fecha que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (CIS) recibe la petición presentada por el ciudadano estadounidense o residente legal permanente. Dicha fecha aparece en el documento que indica que CIS recibió la Petición para Familiar Extranjero.

El Boletín de Visas del Departamento de Estado da a conocer mensualmente al público cuándo los números de visa de inmigrante están disponibles. Sólo los extranjeros con fecha de prioridad anterior a la fecha indicada en el Boletín tienen un número de visa disponible. Hasta que la fecha esté “vigente”, el caso del miembro de la familia se mantiene sin procesar y no recibirán fecha de entrevista consular.

Los cónyuges, niños y padres de los ciudadanos estadounidenses no tienen una fecha de prioridad porque estos casos se procesan inmediatamente. Estos familiares no tendrán que esperar un tiempo durante el cual el caso está pendiente. Por supuesto, las agencias gubernamentales todavía toman meses para completar su trabajo.

Después de la entrevista consular, el Departamento de Estado imprime una visa de inmigrante en el pasaporte del miembro de la familia. Con esta visa de inmigrante, los miembros de la familia ingresan a los Estados Unidos. La tarjeta verde – que demuestra que son residentes legales permanentes – se les envía por correo sin entrevista o proceso adicional.

Para aquellos que sean elegibles, el Perdón Provisional es un camino para que los extranjeros dentro de los Estados Unidos se conviertan en residentes permanentes legales – así hayan entrado sin autorización (ilegalmente); tengan órdenes de deportación; o hayan permanecido en los Estados Unidos por más de seis meses sin permiso.

Descarge el libro electrónico gratis: Guía para el Perdón Provisional Por Abogada Elizabeth R. Blandon – haga clic aquí