Blandon Law, con sede en el condado de Broward, cuenta con abogados que asesoran a los ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes sobre cómo sus familiares pueden emigrar a los EE.UU. mediante el patrocinio de ellos. Este proceso comienza con una petición I-130 y termina al recibir la “tarjeta verde.”

Dependiendo de la relación con el ciudadano o el residente, algunos parientes pueden venir a los Estados Unidos y obtener sus propias tarjetas verdes. Nuestros abogados contestan preguntas acerca de la Declaración Jurada de Apoyo (Formulario I-864) y preguntas sobre entrevistas de Inmigración.

Los ciudadanos estadounidenses pueden solicitar a sus cónyuges, padres, hijos (independientemente de la edad) y hermanos. Los cónyuges, padres, e hijos menores de 21 años de edad aplican para la residencia de manera automática, ya que califican como familiares inmediatos. Los hijos mayores de 21 años de edad y los hermanos de los ciudadanos estadounidenses tienen que esperar hasta que un número de visa está disponible. Esto es lo que se conoce como categorías de preferencia.

Otras categorías de preferencia incluyen cónyuge, hijos menores de 21 años de edad, e hijos solteros (mayores de 21 años de edad) de los residentes legales permanentes. Los hijos casados de los residentes legales permanentes deben esperar hasta que sus padres sean ciudadanos estadounidenses para obtener una tarjeta verde mediante una petición basada en familia. Durante todo el proceso – ya sea que éste tome meses o años y el individuo se encuentre en Weston o en cualquier otro lugar del mundo – los abogados de Blandon Law, con sede en la Florida, se comunican con la madre, el padre, el hijo, la hija, la esposa, y el esposo para obtener la deseada “tarjeta verde” para el miembro de su familia.